Siente la fuerza de tu deseo

Reflexionando con un cuento de tradición oral

Storytelling para usar todo tu potencial

Usando tu mente intuitiva, imaginarás nuevas posibilidades

 El deseo es energía

¿Te da miedo reconocer tu verdadero deseo? ¡A mi sí! Muchas veces he sentido miedo al decirme lo que quiero realmente. La racionalización bloquea la pasión. Uno se dice, es mejor para mí, ganaré más dinero, tendré mejor horario… bla, bla, bla. Y haces, haces, haces…  y al final del día estás totalmente agotado. En cambio cuando haces algo que te gusta, que realmente te apasiona el tiempo pasa deprisa, te sientes vivo, alegre, y contento. ¿Por qué?

“El deseo es energía. Siente esa fuerza que llega cuando te apasionas por algo 
Oprah Winfrey, comunicadora y filántropa estadounidense

El deseo, la pasión es lo que nos mueve internamente

El deseo es la emoción que nos mueve a ir a por algo.

“E-MOCIÓN”

Cuando no sientes esa pasión, la confusión te mueve de un lado para otro, probando, probando, empezando siempre algo nuevo, algo distinto. Como no hay satisfacción, empiezas algo nuevo que crees que te va a gustar… Pero al final, es más de lo mismo.

La felicidad está en el progreso, el crecimiento

Cuando algo te apasiona, aunque no ganes tanto dinero, aunque el éxito sea incierto, disfrutas del recorrido, disfrutas del camino y ese camino llena porque hay CRECIMIENTO. Por el contrario, si la meta es solo llegar a algún lugar, puede que una vez allí te encuentres que no es lo que querías, o lo que habías imaginado.
Lo más sorprendente es que cuando algo te apasiona de verdad, el tiempo vuela. Las ganas de saber más están siempre presentes y apenas te cansas. Al contrario, te recargas de energía.
La fábula de esta semana es en mi opinión un gran ejemplo de este deambular sin saber qué quieres ni a donde quieres llegar. ¡Es tan importante conectar con tu deseo!
Después ya nos pondremos metas a corto y largo plazo.
Lo primero es lo primero.

En este video te invito a reflexionar sobre el deseo… o la falta de deseo y hacia donde te lleva la apatía.

Es la fábula del Picapedrero

Y si tienes niños en casa, quizá podáis hablar juntos de esta fábula.

Aprendiendo a ser, conectando con lo que realmente quieres

Esta es la reflexión a la que ha llegado mi amigo el picapedrero. ¿Y la tuya?
“Si no sé que quiero siempre empiezo de nuevo. ¡Así no puedo ni aprender ni crecer! 
El picapedrero de la fábula
RESPIRA…
RESPIRA PROFUNDAMENTE
SIENTE…
ESCUCHA TU CORAZÓN,
ALLÍ ESTÁ LA RESPUESTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *