Metáforas en los relatos

DECIRLO SIN DECIRLO DIRECTAMENTE

Un cuento ejercita la imaginación

Storytelling para usar todo tu potencial

ESCUCHAR UN CUENTO ES COMO HACER EJERCICIOS EMOCIONALES

Una de las cosas más importantes a la hora de contar un cuento es la INTENCIÓN. Hay cuentos que sirven para educar, para entretener, para hacernos reír, llorar, asustar y también hay cuentos que se cuentan con la intención de sanar.

” Las palabras de Jesús van directamente al inconsciente, sin pasar por el intelecto
El poder de las metáforas, de Nick Owens

Empecemos… Primero:

  • ¿Qué son los cuentos metafóricos?
  • ¿Qué son los cuentos transformativos?
  • ¿Qué es la cuentoterapia?

¡Da igual cómo lo nombremos!

La intención de contar cuentos metafóricos es la de:

  • IMAGINAR ALTERNATIVAS
  • CONSTRUIR FORTALEZAS
  • DESCUBRIR RECURSOS

Empecemos con las metáforas

Una metáfora consiste en decir algo en un sentido figurado, para mejorar su comprensión. Un cuento metafórico consiste en contar una historia en sentido figurado para ilustrar otra historia. Las historias son atemporales, pero tienen una estructura que nos ayuda a comprender relaciones, o situaciones de la vida como un todo.

  • “Había una vez…”
  • “Y se adentró en el bosque…”
  • “La primera vez…”
  • “…Y vivieron felices por siempre jamás.”

El cerebro es una organización generadora de sentido que busca activamente una conclusión, de modo que puede cerrarse el interrogante surgido con las palabras y significado del cuento.

Los cuentos usan un lenguaje metafórico creando un momento único de introspección y apertura en nuestra mente. El Flow. Este efecto se enfatiza mucho más con un cuento contado. Superar momentos de ansiedad, mejorar relaciones y alcanzar objetivos personales son necesidades que todos tenemos y a veces todos nos bloqueamos.

Los cuentos enseñan, instruyen y también regeneran emociones negativas.

¿Te acuerdas de los cuentos de las mil y una noches. Se conoce como el efecto Scheherezade a dejar al oyente con intriga. 

¡Ay, los cuentos! ¡Son verdaderamente “mágicos”!

Los cuentos son un antiguo arte para transformar, crecer y cambiar.

Entonces los CUENTOS, ¿ayudan al cambio?

Sin ninguna duda. Los cuentos metafóricos son “terapéuticos”. Contar cuentos es una forma de terapia y el cuentista, es por un momento un terapeuta.

¡Cuentista! Sí, una palabra desprestigiada…. pero que yo la uso con mucho honor.

Contar cuentos es un arte sagrado cuya palabra se ha desvalorizado con el tiempo porque siempre ha habido embaucadores.

Pero también ha habido cuentos memorables en todas las culturas del mundo, contados por grandísimos maestros espirituales que aún hoy en día se cuentan y son plenamente vigentes.

Porque el ser humano ha cambiado en la forma, pero en esencia, en lo esencial, es lo mismo que era y será.

Por eso los cuentos han estado con nosotros desde el principio de los tiempos. Y así será hasta el día final.

Cambiarán las palabras, la manera cómo nombremos a quienes lo cuenten. Pero la intención, el significado será el mismo.

 

CONTAR UNA HISTORIA PARA LLEGAR AL CORAZON Y CAMBIAR UNA PERCEPCIÓN

Con ello cambiará una emoción, con ello cambiará una actitud y con ello cambiará una situación.

Será el inicio de un nuevo camino, en vez de pasar por el mismo camino, una y otra vez.

¿Por qué cuentos?

  • Porque las cosas sencillas y directas al corazón son eficaces
  • Porque las personas tienen todo lo que necesitan para lograr lo que realmente desean y son sus miedos o sus dudas lo que les impide lograrlo
  • Porque todos nos merecemos estar plenamente satisfechos

Las historias, los cuentos, los relatos metafóricos se cuentan a nivel más profundo. Cada relato crea su propio mundo altamente contextualizado. Los relatos son arquetipos, costumbres de la gente, actúan a nivel consciente e inconsciente transmitiendo el mensaje de forma directa o indirecta.

Según Nick Owens en el libro el Poder de las Metáforas,

“Cada relato combina una lógica interna y una secuencia narrativa que encuentran su expresión a través de las palabras (que son del dominio del hemisferio cerebral izquierdo) con elementos de creatividad, coherencia y configuración de pautas que encuentran su expresión a través del tono y la emoción (que son del dominio del hemisferio cerebral derecho). De este modo, ambos hemisferios de nuestro cerebro intelectual –el neocórtex– se ven estimulados. Estos factores contribuyen considerablemente a nuestra comprensión de la atracción que ejercen los relatos como vehículos portadores de significado, de la perdurabilidad de los mismos y de la aceptación de que gozan entre las gentes de diferentes edades, culturas y estilos en el procesamiento de la información.”

Permíteme una puntualización:

Para que una historia tenga un significado profundo para alguien debe tener un marco de referencia. Sin un contexto, la información no tiene sentido.

 

Esta historia se la conté a un cliente. que me permitió compartir su demanda:

Escuchando un cuento adaptado especialmente para tu necesidad, podrás vencer ese obstáculo, reducir esa resistencia que te bloquea, conectar con tus recursos personales y conseguir ese cambio que te has propuesto.

¿Y los niños?

¡Lo mismo!

Un cuento contado a un niño con la intención de cambiar una percepción es más eficaz que una lección de valores contando lo que debe hacer y no debe hacer.

¿Lo sabes, verdad?

Y los adultos somos como niños.

De hecho, según Milton Erickson,  el inconsciente de un niño a los tres años es el mismo que el de un adulto.

Por eso los cuentos son terapéuticos a todas las edades.

… Y vivieron felices por siempre jamás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *