Los cuentos relajan, ayudan a dormir e invitan a soñar

El sueño, ese misterio de la vida. Calderón de la Barca ya se preguntaba la dualidad entre el sueño y la realidad en la obra teatral La vida es sueño. Sigmund Freud, padre del psicoanálisis escribió el libro La interpretación de los sueños donde los sueños pueden revelar deseos reprimidos de quién los sueña. Hoy en día, la física cuántica nos dice que cuando dormimos vivimos una realidad paralela. Los gurús espirituales también nos hablan del sueño. Eckart Tolle dice que cada noche cuando dormimos estamos viajando hacia lo ” No manifestado”. En la fase de sueño profundo uno emerge con la Fuente. Entonces nos nutrimos de una energía vital que nos sustenta cuando volvemos al mundo de las formas separadas. Los científicos también han estudiado el sueño y su función biológica. El sistema nervioso se relaja y la mente y el cuerpo recobran vitalidad.

¡Las patologías del sueño llenan estanterías en las bibliotecas!

Un sueño reparador es necesario y lo que hacemos antes de ir a dormir puede ayudarnos a dormir mejor. A los niños se les cuenta cuentos, o se les lee cuentos. También se les canta una canción. En algunas familias, se reza. Cuando estos niños se convierten en adultos probablemente hacen lo mismo. Los cuentos se convierten en libros, las canciones en música o radio, los rezos en en meditaciones o visualizaciones guiadas. Para el inconsciente es lo mismo. Estas prácticas son muy buenas para relajar la mente y prepararla para ese momento de sueño profundo. Lo que has aprendido de niño se sofistica un poco, pero en realidad es lo mismo.

Escuchar cuentos relaja, a niños y a adultos. Visualizar el cuento ayuda a estar presente en ese momento de vigilia del sueño, se entra en un estado de mindfulness. Los niños lo saben hacer muy bien, escuchan el cuento y solo existe lo que pasa en el cuento, se relajan y después se duermen profundamente. En la vigilia del sueño, en ese estado de semi inconsciencia en el que la mente no controla pero aún está despierta, se pueden aprender tantas cosas.

Te invito a escuchar cuentos para relajarte, dormir como un niño y aprender lecciones de inteligencia emocional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *