Soltar, dejar ir. Cuento para trabajar culpa y perdón

¿Te has sentido alguna vez culpable de alguna cosa? ¿El remordimiento te impide vivir tranquilo? Esto es solo un lado de la polaridad, la del Ego.

Permítete por un momento visualizar la paz, sentir paz en tu interior, ir al otro lado del péndulo y encontrar la otra polaridad, es decir el perdón, el soltar. El pasado no existe, solo el presente. En este momento experiencias el Self.

El Self, según Carl G Jung, es esa imagen arquetípica de totalidad, es el centro de la personalidad que incluye lo inconsciente, lo consciente y el ego. Solo teniendo estas dos vivencias en tu viaje por la vida, uno puede experimentar plenitud. Uniendo estas dos polaridades, la culpa y el perdón, uno crece interiormente.

El cuento que he escogido esta semana cuenta esta integración de la culpa y el perdón en la figura del rey de un reino muy lejano.

El rey juzga a su hija porque tiene su propia idea de lo que es el amor, pero el cocinero real le hace entender su error. Admitiendo su error, comprendiendo lo que es el amor sencillo de su hija, el rey se “salva” y con él su reino. Porque el rey es sabio y su sabiduría proviene de esa experiencia negativa, de admitir su error y saber perdonarse.

Por otro lado, la hija con toda su inocencia, perdona de todo corazón a su padre. En ella no hay resentimiento, solo paz en su corazón y con esa actitud ella también obtiene una gran recompensa.

 

El perdón, el soltar y el dejar ir son fundamentales para vivir en plenitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *