Abundancia es una forma de ser y estar en el mundo

Es una energía que emana de tu cuerpo

¿Vives en abundancia o en pobreza?

Querer dinero, querer ser rico, es una fantasía de tu imaginación. El querer más dinero no trae más dinero. Al contrario, te mantiene atrapado en la fantasía y en la necesidad.

“Si haces lo que siempre has hecho, recibirás lo que siempre has obtenido
Tony Robbins, coach americano

El dinero es una consecuencia de tu estar en la vida. En algún momento de tu vida, has decidido que el dinero tiene un significado “malo” para ti. Provoca una consecuencia emocional negativa como puede ser el rechazo, ruptura o dolor. Incluso muerte.

Esta creencia está grabada en cada célula de tu ser y te hace actuar acorde a ella. Es inconsciente.

No vivir en abundancia

surge de un miedo inconsciente

PUEDE SER CULTURAL

Está grabado en el inconsciente colectivo. Jurgüen Klaric lo explica perfectamente en su curso de neuromarketing. En su opinión, la gente de Sudamerica, en general, tiene la pobreza instaurada en sus genes. Esto es debido a que cuando los españoles colonizaron esas tierras y querían el oro de los nativos, no dudaban en matarlos.

  • “Tienes oro, tú no vales nada para mí”, decían los colonizadores españoles. Y disparaban una bala, ¡PUM! “El oro para mí”.

Creencia: Si eres rico te van a matar por tu dinero.

Y entonces esta creencia se hace palabra y se mete en el refranero popular. Las expresiones como “Amor y dinero nunca fueron compañeros”, “Más vales suerte que dinero”…. Tú sabrás muchas más. Esas de las que te acuerdas son tus creencias.

PUEDE SER FAMILIAR

Está grabado en tu inconsciente porque algo malo pasó en tu familia y a partir de ese momento se creyó que las cosas salieron mal. Esta creencia ha pasado a cada generación posterior

Cuentan en mi familia que un bisabuelo era muy inteligente, mañoso y con mucho talento. Era un emprendedor de su tiempo en el pequeño pueblo donde vivían con su mujer y sus dos hijas. Una noche de invierno lo llamaron para arreglar algo en el edificio público del pueblo. Debían manipular gas, electricidad o alguna cosa semejante. Cuentan que alguien le hizo una mala jugada y un artefacto explotó en su cara y en su pecho. Lo sabotearon con premeditación. Quedó herido. Desde ese momento, el hombre se encontró mal y a los pocos años murió. Murió joven dejando dos hijas pequeñas.

Creencia: Si destacas, si eres bueno en lo que haces, la envidia te quitará de en medio.

Y entonces esta creencia se hace palabra y se mete en el inconsciente familiar. Y actúas en consecuencia: Es mejor que pases desapercibido. Si destacas en lo que haces, te van a envidiar y te van a matar.

PUEDE SER PERSONAL

Escuché a un hombre contar la siguiente anécdota en una sesión de sanar creencias para atraer abundancia a tu vida.

“Cuando era pequeño, iba en coche con mi madre y mi padre. Ellos discutían sobre ir a algún lugar. Hablaban de lo que costaría. La discusión se alargó… Yo sentí una angustia por que mis padres discutían. Paramos en una gasolinera a comprar alguna cosa para comer y yo compré una cosa pequeña para pasar, la más barata que encontré. Mi madre incluso me preguntó porqué había comprado solo eso tan barato. Años más tarde, mis padres se divorciaron”.

Creencia: Gastar dinero trae discusión, malentendidos y ruptura.

Ese hombre dijo que desde entonces, vivió en pobreza porque no necesitaba mucho para vivir.

En todos estos ejemplos, hay una cosa en común.

¿Qué es?

La falta de confianza en el otro.  El amor expande, el miedo contrae. Por eso si quieres tener más dinero, primero debes cambiar tus creencias. Confiar en el otro te traerá un sentimiento de abundancia que se manifestará en cooperación y más tarde en abundancia. Sentirte abundante se manifestará en dinero.

 

Déjame que te cuente un cuento.

¿Tienes alguna creencia limitante que quieres cambiar?

¡Bórrala de tu inconsciente!

¿No sabes aún cuál es?

Es porque aun no la has hecho consciente, pero se manifiesta en tu cuerpo, en tus palabras y en tus acciones constantemente. Tú no la ves, pero los otros sí pueden verla, pueden sentirla… con los ojos del corazón.

Busca esa creencia en tu interior… y si aun no la has encontrado, déjame que te cuento personalizado.

El cuento que voy a contarte te dará otra percepción de esa creencia y con una visión renovada, sentirás que un sentimiento de abundancia surge de tu interior.

Y… se manifestará en forma de dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *